Saltar a Contenidos

24 de Marzo Da de la Memoria por la Verdad y la Justicia

Mundial 78

Durante el Mundial de Fútbol de 1978, en el que Argentina salió campeón, se hicieron campañas desde distintos lugares del mundo para denunciar los crímenes que se estaban cometiendo en nuestro país. Los militares utilizaron el campeonato (que se jugó en nuestro país) para desprestigiar a aquellos que los denunciaban, para mostrar el entusiasmo de la población y para señalar que en la Argentina se respetaban los Derechos Humanos.

A pocas cuadras del estadio de River Plate donde se jugó la final funcionaba la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) donde estaban detenidos-desaparecidos cientos de víctimas directas del terrorismo estatal. Sin embargo esto siguió estando  oculto para la gran mayoría que concurría a ver al equipo nacional. La victoria de la selección supuso uno de los momentos de mayor aceptación hacia el gobierno de facto.

Durante la celebración en la Plaza de Mayo muchos argentinos ovacionaron al general Videla cuando salió al balcón a saludar. De esta manera el Mundial de Fútbol ayudó a reforzar el sistema de terror.

De este modo, el deporte más popular en Argentina fue utilizado como un medio para desinformar a la población y a la opinión internacional. Fueron famosas las operaciones de prensa que llevó adelante la Junta Militar para contrarrestar lo que ellos llamaban “la campaña antiargentina”. La revista Para Ti, por ejemplo, distribuyó una serie de postales con imágenes del país para que los lectores enviaran a distintas direcciones en el exterior, donde se concentraban las denuncias, bajo el título “Argentina toda la verdad”. En una de ellas aparecía una imagen del obelisco repleto de gente festejando la victoria del seleccionado nacional contra Holanda en la final del Mundial.