• Algunas medidas de la dictadura

      Suspende la actividad política; disuelve el Congreso y los partidos políticos; suspende los derechos de los trabajadores; interviene los sindicatos y prohíbe las huelgas; interviene la CGT; destituye la Corte Suprema; suspende la vigencia del estatuto del docente; clausura locales nocturnos; censura libros, revistas, canciones y medios de comunicación.

    • Centros clandestinos de detención

      Mapa de centros clandestinos de detención

      Durante la dictadura funcionaron en todo el territorio argentino alrededor de 500 centros clandestinos de detención de distinta magnitud: cuarteles, comisarías, dependencias públicas y hasta escuelas fueron reconvertidos para formar parte de la maquinaria represiva. Allí fueron torturadas, mantenidas en cautiverio y asesinadas miles de personas.

      Recorré el mapa informativo.

    • Apropiación de menores

      El terrorismo Estado desplegó distintos mecanismos siniestros: uno de ellos fue la apropiación de menores. Actualmente la búsqueda de estos niños (hoy adultos) continúa. Fueron encontrados más de 100 y se estima que faltan encontrar más de 400.

    • Desaparecidos

      Gráfico de distribución de desaparecidos por edad y ocupación

      Distribución de los desaparecidos por profesión u ocupación Fuente: Nunca Más

    • Medios masivos de comunicación

      Medios masivos de comunicación

      La dictadura ejerció la censura de una manera explícita y sistemática. Algunos periodistas y unos pocos medios de comunicación intentaron resistirla. Las empresas periodísticas más importantes, por el contrario, participaron del entramado de poder que sostuvo al terrorismo de Estado.

    • Pensar Malvinas

      Libro "Pensar Malvinas"

      La historia de la guerra y el reclamo por las islas circulan de distintas formas, alimentados por las diferentes realidades y memorias de un país amplio y diverso como el nuestro. Uno de los nudos convocantes para esas circulaciones son las escuelas, que a lo largo de nuestra historia han sido espacios privilegiados para la construcción de la ciudadanía y para transmitir diferentes relatos sobre el pasado.

    • Organizaciones de Derechos Humanos

      Organizaciones DD.HH.

      Organismos y proyectos de derechos humanos de Argentina Abogarte.com.ar – Derechos Humanos Diferentes cuestiones referidas a represores, temas de derechos humanos, jurisprudencia, literatura. Abuelas de Plaza de Mayo Historia y logros, lista de denuncias, campañas y otros contenidos. Amnistía Argentina Filial argentina de Amnistía Internacional, una organización independiente que trabaja por un mundo en el [...]

A 35 años:

Las escuelas argentinas recordamos en tiempo presente construyendo el futuro

Compartir:

Educación y Memoria

Dictadura y sociedad

Un episodio tan grave como deponer a un gobierno elegido de manera constitucional difícilmente pueda concretarse por la acción de un único actor social –por ejemplo, las Fuerzas Armadas–, sino que requiere de un conjunto de avales y alianzas sociales sólidas. No hay golpe de Estado sin algún tipo de apoyo civil y el golpe de 1976 no fue la excepción. No obstante, tampoco se puede sostener que la sociedad civil en su conjunto brindó su apoyo a la iniciativa castrense. Mientras que algunos sectores aceptaron de modos diversos la irrupción militar –desde actitudes que iban del apoyo y la adhesión hasta la resignación–, otros recurrieron a diversos mecanismos para evidenciar un temprano distanciamiento desde la disidencia y la desobediencia hasta la franca oposición.

En el caso de la última dictadura, muchísimos argentinos en el ámbito privado aceptaron el golpe como una “solución” a la crisis de gobernabilidad que se había creado en los últimos meses del gobierno de Isabel Perón. Seguramente bajo la idea –recurrente en el siglo XX argentino– de que la única opción frente al fracaso del gobierno constitucional consistía en confiar a los militares la tarea de recomposición de la autoridad y el orden. Este consenso tácito, aunque extendido, es diferente –conceptual y políticamente– de otro cuyo carácter, aunque más acotado, fue explícito.

Esquina militarizada

Esquina militarizada: 17 de septiembre de 1976. Una escena de la vida cotidiana en el centro de la ciudad de Buenos Aires, la esquina es la del cruce entre la calle Miró y la Av. Rivadavia.

Sectores de alto poder económico apoyaron el golpe, como lo prueba la fuerte suba de las acciones en la Bolsa de Comercio el día después del derrocamiento de Isabel Perón. Entre los partidos políticos tradicionales, la respuesta osciló entre el silencio, la aceptación de la situación como si fuera la única opción posible y el apoyo directo. Los sectores de mayor jerarquía de la Iglesia dieron su aval la noche previa al golpe en una reunión secreta con la cúpula militar. Y los medios masivos de comunicación proporcionaron una interpretación auspiciosa de la situación. Incluso, ciertos sectoresde las organizaciones insurgentes interpretaron que el golpe favorecía las expectativas revolucionarias porque de ese modo se tornaría más visible para el pueblo quién era el verdadero enemigo.

Si bien la Junta Militar contaba con estos apoyos, en la madrugada misma del díadel golpe dispuso una serie de operativos, implementados al margen de toda legalidad, destinados a detener a un gran número de militantes, estudiantes, obreros e intelectuales, entre otros, cuyo destino fue la cárcel o la desaparición. Esta modalidad represiva es
un indicador de que no toda la sociedad estaba dispuesta a avalar el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional de la Junta Militar.

¿Cómo analizar el comportamiento de los distintos sectores sociales frente al terrorismo de Estado? ¿Desconocían aquellos que avalaron el régimen militar el dispositivo de terror? ¿Cómo fue posible que a lo largo de todo el país hayan existido cerca de 550 centros clandestinos de detención, la mayoría de ellos instalados en los grandes centros urbanos o en el centro de los pueblos? Estas son quizás las preguntas más difíciles de responder al momento de explicar lo sucedido durante la dictadura porque así como la vida cotidiana siguió “naturalmente” –las personas se casaron, tuvieron hijos, estudiaron, trabajaron, entre otras tantas cosas–, los responsables de la dictadura no eran “monstruos” ni “demonios” ajenos a la sociedad sino más bien productos de ésta.

Es cierto que la sociedad argentina padeció el terror dictatorial, pero a su vez, no es menos cierto que convivió con la política represiva de la dictadura, cuyo mayor grado de expresión fueron los centros clandestinos de detención (CCD) ¿La sociedad no contaba con indicios de los mecanismos del terrorismo de Estado? Los secuestros se realizaban frente a testigos; los operativos eran continuos y se llevaban a cabo en la vía pública; los centros clandestinos estaban instalados en sitios de gran visibilidad; los exiliados políticos se contaban en buen número; las denuncias de distintas organizaciones de Derechos Humanos tuvieron cierta publicidad, tanto las que provenían del exterior como las que se realizaban aquí y, hacia 1977, las Madres de Plaza de Mayo ya pedían por la aparición con vida de sus hijos en la histórica Plaza de Mayo. Asimismo y, finalmente, mucha gente pudo recordar, una vez terminada la dictadura, cómo alguna persona, más lejana o más próxima, había sido secuestrada. La existencia misma del miedo generalizado indicaba que había razones para temer.

Como señala Pilar Calveiro, lo que permitió la diseminación del terror desde los centros clandestinos hacia el conjunto de la sociedad fue el hecho de que algún tipo de información se filtrara. El motor del terror era que “algo” indefinido se supiera. A diferencia del miedo, que es producto de un objeto preciso al que se le teme, el terror se experimenta frente a la posible irrupción de un peligro no identificado con claridad. La información sobre las detenciones ilegales, los secuestros, las desapariciones y los centros clandestinos de detención circulaba “a medias”, como un “secreto a voces”.

Hay que señalar que el impacto de la dictadura fue muy desigual en las distintas regiones del territorio nacional. Si bien el terror se expandió por todo el cuerpo social, no impactó del mismo modo en las grandes ciudades, en las medianas y en los pueblos pequeños. En algunos lugares de la Argentina, alejados de los grandes centros urbanos, era más fácil sostener que ahí “no pasaba nada”. Del mismo modo que en aquellas localidades donde las Fuerzas Armadas estaban integradas a la vida cotidiana era máscomplejo desentrañar el funcionamiento de la represión.

Cabe destacar, finalmente, que en todos los ámbitos mencionados existieron personas que se opusieron al golpe y que durante la dictadura crearon algunos espacios de resistencia. Desde las organizaciones de Derechos Humanos que enfrentaron al régimen tempranamente, hasta sectores de la Iglesia, periodistas, miembros de asociaciones civiles y profesionales, artistas y trabajadores, la dictadura fue cosechando voces que cuestionaron las políticas represivas, sociales, culturales y económicas implementadas.

Actividad relacionada: Consigna de debate y reflexión

Categorías: Notas
Victoria Dradev
Victoria Dradev
Yo me pregunto ¿se sabía lo de los desaparecidos?
28 de enero de 2011 a las 19:00
El “secreto a voces” fue uno de los mecanismos que permitió diseminar el terror. Era de público conocimiento que algo tremendo sucedía con las personas que eran detenidas ilegalmente, pero no toda la población sabía con certeza qué era lo que les pasaba. Pero “algo” se sabía y por eso funcionaba el terror. La indeterminación de ese conocimiento, el miedo a algo que no se sabía con certeza cómo nombrar, fue parte de la estrategia de la dictadura.
28 de enero de 2011 a las 19:08
MIRIAM
Toda sociedad disciplinada en el terror y la censura se autorefugia en sus miedos… hoy a 35 años de aquella negra noche debemos recordar y pedir justicia, por los 30mil , sus familias y el respeto a la dignidad de nuestra nación
18 de marzo de 2011 a las 18:59
viviana medina
pero qe paso con la sociedad?
18 de marzo de 2011 a las 21:06
qué organizaciones de derechos humanos hay?
26 de marzo de 2011 a las 23:15
Joanna Spotswood
Pienso que es asustadizo que el público no pueden sentir seguro. Yo me pregunto como sentiría si estaba en la situación en que puedo desaperecer a algun tiempo.

¡Muy bien sitio de web!
28 de marzo de 2011 a las 19:21
Paula Obregon
Esta pagina me parece que le sirve de aliento a las familias de los desaparecidos para que sigan luchando por lo que quieren y sirve para que los adolecentes aprendan a valorar a sus familias y a sus seres queridos .Un buen ejemplo las abuelas de plaza de mayo.
29 de marzo de 2011 a las 15:19
Majo
Paula, tu reflexión me parece muy interesante!!!! Creo que el mejor aliento que podemos dar es tener siempre nuestra memoria activa!!!
30 de marzo de 2011 a las 01:27
Pobre esas personas que ya no tienen a sus familiares :(
21 de abril de 2011 a las 23:50
Maggi
Solo MEMORIA, NI OLVIDO NI PERDON!!
Creo que todos debemos informarnos y saber acerca de lo que sucedio para plantarnos de manera diferente frente a ciertos hechos/actos no se puede andar por ahi sin saber de lo que realmente fue, es y sera. Se deberia enseñar un poco mas en los colegios acerca de esto ya que hay muchos chicos (y otros no tanto) que no saben que paso o que titubean al contarlo.
Se deberia generar un cambio consensuado
en la sociedad y no uno impuesto ya que todos debemos poder elegir y ser libres para poder hacerlo.
Es por ello, que en esa epoca la poca informacion y la incertidumbre misma dejaron que algunos hagan la vista a un costado y no reclamen por sus derechos, sus amigos, su familia y demas, que no sepan o no se quieran enterar de las atrocidades que ocurrian a su alrededor.
10 de septiembre de 2011 a las 03:55
y como actuaronlos distintos sectores frente al terrorismo de estado?
14 de noviembre de 2011 a las 19:11
ruth
este documento me ayudo mucho al hacer un trabajo para el cole….
tambien es bueno saber qe paso con el mundo antes de qe nosotros llegaramoss…y esos desaparecidos qe qedaron impunes ya lo van a descubrir…chau y graciasss..
26 de noviembre de 2011 a las 18:46
fernando
ta muy bueno
21 de marzo de 2012 a las 12:13
rodry
q crueldad
17 de abril de 2013 a las 15:35